Noticias

Estatua de Romualdo Chavarri 

La escultura, valorada en más de 300.000 euros, ha sido robada de la antigua iglesia de Biañez este mediodía

El Ayuntamiento de Karrantza junto con la asociación Gure Griña quiere mostrar su repulsa tras el robo de una de las esculturas más importantes del patrimonio cultural y eclesiástico del Valle de Karrantza. La escultura es una pieza maciza de bronce con un valor patrimonial incalculable y valorado en más de 300.000 euros
.
Este viernes, 11 de mayo, en torno a las 11:30 de la mañana se ha producido el robo de la estatua de uno de los indianos más reconocidos de Karrantza.

A primera hora de la mañana trabajadores de mantenimiento del Ayuntamiento han podido comprobar que la estatua seguía en el mismo lugar de siempre hasta que a media mañana y con motivo de una visita de representantes de la UNESCO a la antigua iglesia de Biañez, personal técnico y político del Ayuntamiento de Karrantza se han percatado del robo. En ese momento, la estatua estaba desaparecida y la peana que la sustentaba, de bronce y de unos 200 kgs, desplazada, por lo que se intuye que no han podido culminar el hurto.

Inmediatamente, un dispositivo de la Ertzaintza se ha trasladado al lugar y en este momento, están llevando a cabo la investigación oportuna.

Romualdo Chávarri fue un indiano carranzano destacado tanto por la riqueza acumulada tras su partida a Puerto Rico como por las obras benéficas que llevó a cabo en pro de su localidad natal. Tras su fallecimiento en 1899 Karrantza le rindió homenaje realizando dos copias en bronce de una escultura con su figura, que en principio estaban destinadas a decorar los salones de las escuelas de niños y niñas que el bienhechor había fundado en Biáñez. En fecha reciente, una de ellas fue colocada en las inmediaciones de la iglesia del pueblo y la otra junto a la capilla panteón de la familia Chávarri en el cementerio. El artífice de las obras, que fueron fundidas en los talleres de Masriera y Campins de Barcelona, fue el escultor catalán Josep Montserrat Portella (1860- 1923).

Romualdo Chávarri está representado de cuerpo entero, sentado sobre una sencilla silla, viste levita y posa de forma distendía y con porte elegante, representativo del status alcanzado.

La escultura se encontraba junto a la cripta en el exterior de la antigua iglesia de San Andrés de Biañez. El proyecto de la obra de este templo fue encomendado por Romualdo Chávarri a su sobrino Urbano de la Peña Chávarri, de profesión ingeniero.

Destaca por el empleo de nuevos materiales en su fábrica, sobre todo el hierro fundido en columnas, balaustradas, rosetón, friso, verja, torres y agujas, muy significativos de la época de construcción.

La iglesia de Biañez, situada en el barrio del mismo nombre conserva un retablo de gran importancia artística por lo que es un lugar muy visitado por expertos en arte y patrimonio.

El robo de esta escultura supone una gran pérdida para el patrimonio artístico y eclesiástico del Valle de Karrantza.