Noticias

 

La nueva iluminación de las cuevas de Pozalagua y la recuperación de la turbera del Zalama absorben casi 200.000 euros de inversión
El departamento foral de Agricultura ha culminado diversas actuaciones para la conservación de espacios naturales y la inserción de personas en riesgo de exclusión social. Esta iniciativa ha permitido acometer mejoras en las cuevas de Pozalagua y en la turbera del Zalama, en Ordunte, garantizando la preservación de los valores naturales y paisajísticos, asegurando el uso público ordenado y contribuyendo a la mejora de lugares de interés.
El convenio ha permitido dotar a las cuevas de Pozalagua de un nuevo sistema de iluminación. Para ello, se han instalado proyectores LEDs, equipamiento electrónico e informático valorado en 137.000 euros.
La actuación pretende evitar las alteraciones de las condiciones ecológicas del interior de la cavidad, por lo que la sustitución de las fuentes halógenas por Leds y las posibilidades de controlar longitudes de onda, tiempos, intensidad y secuencia de la iluminación, es la opción más adecuada para compatibilizar el uso público con la conservación de la cavidad.
Las cuevas de Pozalagua están situadas en la parte más occidental de Karrantza, dentro del Parque Natural de Armañón, y destacan por sus enormes cavidades y sus estalactitas excéntricas en forma de flor. La abundancia de estalactitas excéntricas y estalagmitas en la galería principal, conocida con el nombre de Versalles, la convierten en única en el mundo.


En el Zalama


El tratamiento de manera específica de la turbera del monte Zalama por parte de personas en riesgo de exclusión social ha sido otra de las iniciativas.
En concreto, se trata de un espacio perteneciente al Lugar de Interés Público (LIC) de Ordunte y un ecosistema singular en Bizkaia. Se ha actuado en diversos puntos de la turbera, especialmente en los taludes, colocando una malla geotextil biodegradable de fibra de coco, sujeta por trazas de madera en una superficie aproximada de 1.476 metros cuadrados en taludes y 200 de colocación de geotextil en zonas llanas.
Esta actuación, valorada en 55.000 euros, hará que disminuya la erosión en los puntos más significativos y favorecerá la recolonización por las especies de la zona.
Apenas existen proyectos de recuperación de turberas a nivel mundial, por lo tanto la experiencia es innovadora. A demás de la actuación descrita, se han previsto otras labores para fases posteriores. Se trataría, una vez contrastada la efectividad de la actuación realizada, de otras posibilidades como hidrosiembras o plantaciones con especies del lugar.
Fuente: Salgai